martes, agosto 08, 2017

Ruinas humeantes, lo que queda en Venezuela de la revolución socialista del siglo XXI

Héctor Aguilar Camín en su columna Día con día, de Milenio, apunta que la catástrofe venezolana no tiene parangón con los excesos de ninguno de los otros gobiernos de izquierda latinoamericanos, que gobernaron sus países en los amigables tiempos de altos precios del petróleo, el cobre o la soja.
¿Qué queda en Venezuela de la “revolución socialista del siglo XXI”, proclamada por Hugo Chávez? Quedan las ruinas humeantes, un ejército mercader, un embrión de narco-Estado, el chavismo sin Chávez, el castrismo sin Castro, el populismo sin popularidad.


El meollo del asunto

Y el repliegue de todas las consignas al grotesco refugio de lo que Pablo Stefanoni llama “el retroceso ‘nacional-estalinista’”.
Esto es: la defensa hueca de la soberanía nacional ante un imperialismo que no ataca y el proyecto vacío de establecer una dictadura sin tener un gobierno. Un nacionalismo sin enemigo externo, un stalinismo sin Stalin, una dictadura sin Estado.
El alto vacío de Maduro.

Aquí la columna   

++++++
SUSCRÍBETE gratis al Boletín de la Hora Cósmica. Recibirás de lunes a viernes a primera hora la información más destacada. PICA AQUÏ
++++++

1 comentario:

  1. Señor Camín, el enemigo externo se llama Estados Unidos. Si no se ha dado cuenta, bueno...entérese. Es ataque cibernético a portales del gobierno fue eficiente. Aún se mantiene. Supone usted que la oposición ¿cuenta con ese nivel tecnológico? Pues a qué se dedican ¿mientras no participan en un conflicto nacional?

    ResponderEliminar