martes, abril 18, 2017

Órganos de inteligencia como el Cisen no dan una en los casos de narcogobernadores

Francisco Garfias en su columna Arsenal, de Excélsior, considera que mucho se ha especulado sobre la detención de Javier Duarte, su inexplicable risa, su aparente calma durante la captura.
Pero “haiga sido como haiga sido” —para citar al clásico— el corrupto exgobernador está donde debe de estar: tras los barrotes.
Eso es incontrovertible.
Sobra decir que es una buena noticia para México y un indispensable mensaje contra la impunidad.
Lo es también la reciente captura de Tomás Yarrington en Italia, quien, por cierto, ya ha anunciado que dará la batalla contra la extradición. 


El meollo del asunto

En la cárcel ya están Guillermo Padrés, Jesús Reyna, Flavino Ríos —cayeron en este sexenio— Andrés Granier y Mario Villanueva.
Dos exgobernadores más: César Duarte y Eugenio Hernández tienen cuentas pendientes con la justicia. Al primero lo busca la fiscalía de Chihuahua; al segundo la DEA.
Son la muestra de que algo anda muy mal en el control de los recursos destinados a la población vulnerable: acaban en los bolsillos de los mandatarios corruptos.
Pero también que los órganos de inteligencia (léase Cisen) están de adorno y no ven una con los narcogobernadores.

Aquí la columna

++++++
SUSCRÍBETE gratis al Boletín de la Hora Cósmica. Recibirás de lunes a viernes a primera hora la información más destacada. PICA AQUÏ
++++++

1 comentario:

  1. El periodista Garfias, critica al Cisen para encubrir la sustancia de su columna. Hacer el resumen de los capturados y "moatrar" que el gobierno cumple. CUMPLIRÍA el gobierno si evitara el robo.

    ResponderEliminar