martes, junio 27, 2017

Hecho cotidiano: instancias pública y privadas graban impunemente a quien quieren

Héctor Aguilar Camín en su columna Día con día, de Milenio, considera que el escándalo es tan cotidiano que se ha vuelto invisible. Cada vez más, en círculos de gente que se cree importante o lo es, los teléfonos celulares son tratados como un riesgo de estar siendo grabados, como micrófonos sembrados por enemigos.
Entre quienes hablan por teléfono se ha hecho habitual la frase: “No te lo puedo decir por aquí. Lo hablamos cuando nos veamos”.
Y, cuando se ven, ponen sus celulares en otra habitación para asegurarse de que no los graben.


El meollo del asunto

En todas las oficinas públicas de algún peso es normal que los celulares sean recogidos antes de empezar una junta o una conversación entre dos.
He visitado cuatro oficinas donde me han recogido el teléfono. En dos de ellas había además una estación de radio con volumen suficiente para dificultar nuestra propia conversación. Era para entorpecer también las grabaciones de terceros.
En un desayuno con un connotado empresario, lo primero que pasó el mesero fue una caja donde poner los celulares.
El hecho tecnológico es que el espionaje está al alcance de innumerables agencias públicas y privadas. El hecho cotidiano es que innumerables instancias públicas y privadas graban impunemente a quien quieren.

Aquí la columna  
++++++
SUSCRÍBETE gratis al Boletín de la Hora Cósmica. Recibirás de lunes a viernes a primera hora la información más destacada. PICA AQUÏ
++++++

1 comentario:

  1. Lamentablemente eso ha sucedido en toda la Historia, por eso fueron las reformas de Calderon, y las de telecomunicaciones de Peña Nieto, con el fin de dar de alta a todos los usuarios, de hecho todas las compañías telefónicas dan toda la información que requieran los gobiernos, ni siquiera es necesario pegasus, las compañías tienen todo lo que el gobierno necesita y gratis, bueno no con una concesioncita millonaria y su respectivo diezmo.

    ResponderEliminar