lunes, julio 06, 2009

Secuestrador y asesino de Yolanda Ceballos Coppel, obsesionado con ella

Escribe Israel Yáñez en La Crónica, que Armando Gutiérrez Solís, el secuestrador que decidió asesinar a su víctima y después quitarse la vida con un disparo en la sien, tenía una obsesión por Yolanda Ceballos Coppel, pues él mismo custodiaba el cuarto donde la mantenía cautiva, y siempre acompañado de su “cuerno de chivo”.
De acuerdo con las primeras investigaciones de la Procuraduría capitalina, la empresaria tenía al menos una semana de estar en cautiverio, tiempo en el que el sujeto cuidó de ella personalmente, al grado que la cama de él estaba al lado de la de ella.
Con esta logística de custodia, si la víctima decidía moverse, su verdugo se daba cuenta, y si se levantaba, forzosamente tenía que pasar frente a él, a la altura de su cabeza, además que las dos mujeres detenidas, ahora sujetas a un arraigo de 30 días, se turnaban para dormir en el suelo, en un estrecho pasillo que quedaba en medio de las dos camas.

Dormía con la AK-47

1 comentario:

  1. @Una muestra más que el entrenamiento de nuestros cuerpos policiacos es clave y se requiere mejorar, @que la sociedad puede hacer la diferencia si se denuncia lo que ocurre en su comunidad, @y que nuestros cuerpos policiacos podrían hacer un mejor trabajo de contar con los planos de distribución de la ubicación a abordar, para evitar este tipo de incidentes.


    Descanse en paz YCC.

    ResponderEliminar